Carcassonne la medieval

Carcassonne vista ncoturna de la Cité

Carcassonne, vista nocturna de la Cité

En Europa hay muchas poblaciones y ciudades que se pueden denominar como medievales por haber sabido mantener o recuperar algunos edificios o estructuras de ésa época, pero cuando hablamos de Carcassonne podríamos decir que no hablamos de una, si no de “La” Ciudad Medieval por excelencia.

Declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO, La Cité, como denominan a la villa medieval encaramada en lo alto de una colina, dominando todo el valle, es la ciudad medieval más espectacular que se puede visitar. A sólo 180 kilómetros por autopista de la frontera española (por La Jonquera), este enclave ha visto pasar la historia del hombre desde hace 26 siglos, primero gala, después romana, visigótica, árabe, crsitiana y, finalmente, republicana.

Una de las fuentes de Carcassonne

Una de las fuentes de Carcassonne

Aunque Carcassonne también tiene su ciudad moderna, situada en la parte baja del valle, entre el rio Aude y el Canal du Midi, que nos ofrece todos los placeres y diversiones que cualquier ciudad nos puede ofertar, aumentados debido a la constante afluencia de turismo, durante todo el año.
Pero empecemos hablando de La Cité. La mires por donde la mires, cuando te acercas, bien por la autopista, bien desde la ciudad nueva o desde cualquier ángulo, sólo verla de lejos ya te pone la piel de gallina. Te impresiona tanto que no puedes resistir el impulso de acercarte más, aunque solo estuvieses de pasada por la zona.
Cuando llegas a las majestuosas puertas de entrada y sus espectaculares “ramparts” (caminos entre murallas), entre los dos círculos de murallas que la abrazan, ya te queda claro que algo tan grande no es para estar solo un rato, ten por seguro que te va a atrapar, vas a volver.
Carcassonne, les ramparts

Carcassonne, les ramparts


Una vez dentro las sensaciones se van incrementando a cada paso, sus calles empinadas pero fáciles de recorrer, sus plazas, cada una con su encanto particular y especial, sus terrazas, la basílica de Saint-Nazaire, al más puro estilo gótico, su Chateau Comtal (castillo condal), los comercios y restaurantes, totalmente ambientados, las galerías de arte, sus majestuosos hoteles de aire medievalesco, disfrutar de su comida típica, como el “cassoulet”, regada con uno de los excelentes vinos de la zona, o, simplemente, de una fresca cerveza en una de las múltiples terrazas que encontrarás, pasear mientras paladeas alguno de los múltiples dulces que son tan tradicionales, o sentir como un escalofrío recorre tu cuerpo mientras visitas el “Musée de l’Inquisition”.
Si encima de todo esto coincidimos en que vamos en verano, sus múltiples festivales nos van a maravillar, haciendo nuestras delícias en cualquiera de sus variedades:
cartel anunciador del espectáculo de OC

cartel anunciador del espectáculo de OC

  • Festival des 2 Cités. Un prestigioso festival que este año inicia un nuevo ciclo uniendo dos festivales que anteriormente se celebraban por separado (Festival de la Cité y Festival de la Bastide). Incluido en la prestigiosa lista de “France Festivals” como uno de los más importantes del país, se celebra entre el 4 y el 31 de julio y, cada día, hay celebraciones distintas, hasta un total de 89 espectáculos (Opera, Baile, Teatro, Música clásica, Música francesa e internacional), 71 de ellos gratuitos.
  • La ciudad en llamas. La noche del 14 de julio, coincidiendo con la fiesta nacional francesa, el espectáculo piro musical que hace arder la ciudad es presenciado por más de 700.000 personas repartidas a todo lo largo de la ribera del río Aude. A partir de las 22:30 horas y durante más de 25 minutos se puede admirar un incendio en azul, blanco, amarillo, verde, rojo, dorado y un grandioso ramillete final. Más de 1.200 impactos en 6 segundos sobre 600 metros de fachada.
  • Luz y sonido. Oc los Cátaros, la Cruzada. Carcasona presenta el nuevo espectáculo «CÁTAROS – La Cruzada – Episodio 1 – 1209». A través de este testimonio, el grupo OC trata con imágenes y músicas uno de los episodios más trágicos sufridos por Occitania: la Cruzada contra los albigenses. Este espectáculo de «Luz y Sonido» para el gran público evoca el imaginario y el sueño occitano. Las representaciones serán del 7 al 16 de agosto a las 21,30 en el teatro Jean Deschamps. Se pueden realizar reservas anticipadas en el teléfono: +33 (0)4 68 11 59 15. El precio de las entradas es de 5 €, con entrada gratuita para los menores de 12 años.
  • Semana Española. Durante la última semana del mes de agosto, Carcassonne se viste de española, con espectáculos, entretenimientos, conciertos, bailes y especialidades gastronómicas que hacen disfrutar a los visitantes y, en especial, a los españoles que se sienten “como en casa”.

Qué decir de la ciudad nueva, con una amplia variedad de alojamientos, desde hoteles de lujo o con encanto, casas de turismo rural, albergues o cámpings para los amantes de este estilo de viajar, respondiendo a todos los bolsillos, la ciudad acoge a sus visitantes ofreciéndoles una amplia gama de opciones y actividades:

  • Visitar la historia. Aparte de la Cité, la ciudad también tiene historia, como se puede comprobar visitando La Bastide Saint-Louis. De hecho, el nombre corresponde al pequeño pueblecito que nació en el año 1262 en la márgen izquierda del río Aude y que se corresponde con el casco antiguo de la ciudad, que también fue amurallada durante la edad media. Se pueden hacer visitas guiadas, incluido en castellano, durante todo el año.
  • El Canal du Midi. Obra excepcional de Pierre-Paul Riquet realizada en el siglo XVII y desviado por Carcasona en 1777-1798, está inscrito en el patrimonio mundial de la UNESCO desde 1996. El actual puerto de Carcassonne fue inaugurado el 31 de mayo de 1810.
  • El Jardín André Chénier. La historia de este jardín que da oxígeno a la ciudad es bien interesante, teniendo su orígen en la construcción de una plaza para conmemorar el regreso de Luis XVI tras la abdicación de Napoleón, en el año 1814. Tras sucesivas modificaciones a lo largo del tiempo, se ha convertido en un referente de la nueva ciudad.
  • Le cassoulet

    Le cassoulet

  • La gastronomía. En el cruce de las influencias culinarias del Mediterráneo (pescado, moluscos, crustáceos), del Macizo Central (salazones, caza, trucha), y de la opulenta Gasconia (foie gras, confits), esta región ofrece una panoplia de platos asombrosamente variados : los patés de hígado de oca o de pato; ensalada de alcachofa al foie seco; el “cassoulet” (alubias, pellejo y carne de cerdo, salchichas y confits de oca o de pato); la pepitoria con alubias o habas; los estofados o raguts de caza al vino de Corbières o de Minervois; los caracoles a la Languedoc (con cebolla, jamón, tomates y perejil); la Bourride de Bages; las sopas bouillabaisses; las tortas con chicharrones o ligeramente anisadas o el flan de San Juan de Minervois (moscatel de San Juan, miel de Corbières y huevos). En cuanto a las especialidades de Carcassonne son: Morcillo de cerdo, Confit de molleja de ave, Confit de oca y de pato, Petits carcassonnais, Chocolates de la ciudadela, Pavés de la ciudadela, Grés de la ciudadela y el Briques de la ciudadela.
  • Los vinos del Languedoc (AOC). Son llamados como “los vinos que hablan”. Tintos, blancos, rosados, efervescentes, los AOC del Languedoc declinan su identidad en cualquier color y destellan deslumbrantes. Una gama que dibuja los paisajes del Languedoc y que subraya su carácter único. Cabardés, Corbières, Fitou, Limoux, Malepère y Minervois son las denominaciones originales que ofrecen sus extensos viñedos. Nombres que aplauden al viento, evocan las laderas doradas por el sol, los lechos de los ríos y las piedras secas de las terrazas, exhalan las brumas marinas y los perfumes de los secadales salvajes. El hombre ha trabajado, dominando esta naturaleza generosa para dar a ver y a beber los muy nobles vinos del país. Vinos que tienen el acento de los vientos dominantes, que tienen sabrosas expresiones, maravillosamente lugareñas, vinos que hablan del Languedoc y la lengua de oc.
  • Turismo y Discapacidad. Gracias al distintivo francés “Turismo y Discapacidad”, las personas con discapacidad pueden acceder a una información fiable, homogénea y objetiva sobre las condiciones de accesibilidad de los lugares e instalaciones turísticos, una información adaptada a los cuatro grandes tipos de discapacidad (motriz, visual, auditiva y mental). La Oficina de Turismo de Carcasona ha obtenido los distintivos: discapacidad motriz, discapacidad mental y discapacidad auditiva. La Oficina Municipal de Turismo de Carcasona trabaja desde 2006 para obtener el distintivo “Turismo y Discapacidad” y poder garantizar a sus clientes una acogida de calidad y unas instalaciones accesibles.

Por último cabe reseñar las visitas que se pueden realizar por los alrededores de Carcassonne, como “Los ocho circuitos de la margarita cátara” que invitan a seguir itinerarios turísticos (de 50 a 200 km) con Carcasona como punto de partida y retorno. Cada ruta está asociada a un pétalo de la Margarita Cátara. Se puede obtener más información sobre estas rutas en la asociación “Tourisme et Loisirs”. También se pueden realizar visitas guiadas en Bus, o el sendero “Pèiras e vinhas”, de piedras y viñas.

Carcassonne, vista aérea de la Cité

Carcassonne, vista aérea de la Cité

25 - 06 - 2009

Comentarios

Reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam u otras conductas que esten fuera de lugar